Programa de becas escolares

Ayudar a las familias a tener una vida mejor. En concreto, nos hemos propuesto becar al mayor número de niños posibles para que puedan estudiar y tener una profesión en el futuro. Aquí os presentamos a algunas de las familias con las que podéis colaborar.

KOBUSINGA MARY

Una construcción de caña y barro es su mayor refugio. En ese precario hogar tienen que organizarse padres,
seis hijos, dos sobrinos y una abuela enferma.

Ellos son una de las familias ugandesas que viven en el pueblo Nyakabira.

Su salud está en riesgo debido a su ritmo de alimentación: comer dos veces al día y únicamente Matoke, una
banana verde que cocinan como plato único para toda la casa.    Esta comida es, además, una de sus pocas
fuentes de ingresos. Gracias a la venta de su pequeña plantación y a la cría de unas cuantas cabras obtienen
algo del dinero que tanto necesitan,  puesto que sólo la madre trabaja  en el  campo en  contadas  ocasiones.
Esta familia no pierde las ganas de evolucionar, crecer, y formarse para conseguir cumplir sus metas. La hija
mayor, de 19 años, ha comenzado a estudiar hostelería y en dos años podrá ayudar a la familia.

Dos de sus hijos pequeños necesitan becas para poder estudiar y tener una profesión en el futuro.

Ellos son:

– Kebirungi Hellen. Tiene 9 años y pasará a estudiar el segundo curso de la educación primaria.
– Harrien Nathasa. Con 7 años empezará ahora su primer curso de la educación primaria.

KABASITA FLORENCE

Kabasita Florence es madre de cinco hijos. Llevar adelante a su familia cada vez se le hace más complicado: está afectada por el Sida.
Por esta razón ha tenido que buscar una alternativa de trabajo que no le consuma demasiada energía y se dedica a fabricar bolsos artesanales cuando le hacen algún encargo. Su marido, por el contrario, trabaja muy duro en el campo en cuanto le surge una oportunidad.
Con estos ingresos tan irregulares sólo pueden permitirse comer una vez al día, incluso los más pequeños.
Su comida proviene de sus cultivos de frutas y verduras, que además intentan vender para poder tener algo más de dinero.
Los niños de esta familia nunca han ido al colegio. Por eso necesitan dos becas para poder entrar ambos en preescolar.

– Katussime Chritine, de 8 años.
– Muruma Robert, de 6 años.

KIBIRIGE STEPHEN

Stephen trabaja en un hospital como limpiador. Se esfuerza cada día por su familia pese a estar también enfermo de Sida. Gracias a ello, su mujer y sus cinco hijos pueden subsistir.
Se apoyan en una plantación de Matoke que rodea su casa y en unos pequeños cerdos para obtener algo de dinero que poder dedicar a otras necesidades.

Pero sus ingresos son tan bajos que apenas pueden hacer dos comida idénticas al día: un preparado a base de Matoke y alubias.

Cecilia, una de las niñas de 9 años ya ha sido becada gracias a aportaciones como la que puedes hacer tú. Sin embargo Kasembo Malite, otro pequeño de 4 años, también necesita ayuda para poder
empezar su curso en preescolar.

Estudiar es cada vez más caro, pero, ¿sabes cuánto necesitan estos niños para poder tener un buen futuro?

40 € TODO UN AÑO

¿Cuánto supone eso si todos contribuimos?

Powered by WordPress. Designed by WooThemes